De algunas princesas que van en chándal

POEMAS ESCRITOS A NAVAJAZOS

Libro I

DE ALGUNAS PRINCESAS QUE VAN EN CHÁNDAL

(2000-2003)

 

………………………………………………………………………………………………………………………………..

MUROS INVISIBLES

Amigos, vosotros me conocéis mejor que yo, y quizás os hayáis dado cuenta de que una de mis dudosas virtudes reside en mi capacidad de observación, no en observar lo evidente, sino en sacar de la realidad lo más hilarante, lo más curioso, aspectos que rozan el humor negro (de hecho, otro de mis vicios es hacer chistes y dibujitos). Para mi la imagen más bonita del año ha sido una huesuda cabra equilibrista bailando sobre un alambre los sones que salen del teclado, guitarra, bocas, palmas y trompetas de unos músicos ambulantes en la calle San Juan de Dios.

Si escribiese libros, estos minúsculos poemas que vamos a leer hoy formarían parte de De algunas princesas que van en chándal, que son los fragmentos de un cuento de hadas: una lenta peregrinación de personajes marginales que buscan olvido. En mis últimos poemas descubro Granada. No la ciudad que cualquier otra persona puede ver, sino mi propia Granada, un paisaje urbano que intento inventarme para expulsar de mi a los demonios de mis obsesiones. He vagabundeado infinitamente observando extravagancias, buscando versos y personajes a los que ponerles voz por las calles. De algunas princesas que van en chándal es una colección de poemas de estructura coral, impregnada de las voces de seres anónimos y miserables que hablan de soledad, de desamor, de incomunicación, y que buscan a toda costa el olvido.

Algunos podrían decir: ah, este joven rebelde, este anarquista, este delincuente juvenil, escribiendo sobre yonquis, sobre putas, sobre mendigos, sobre locos, sobre esos malandrines que manchan nuestras santas ciudades, que nos hacen la vida imposible, que se adueñan de las calles y se comen crudos a los niños, ¡y nos roban!

Se escandalizan por nimiedades. Sinceramente, estoy más cerca de estos desgraciados, que de esos ladrones amparados en ese absurdo sofisma de la propiedad privada. Lo que yo hago no es realismo sucio, esto es puro cuento de hadas, una subjetividad absoluta. Mis sentimientos proyectados hacia páginas en blanco. Mis poemas no nacen del aire, ni por inspiración de musas o diosecillos griegos. Son fruto del trabajo y la humildad.

A mi las circunstancias que me llevan a escribir un poema son dos, fundamentalmente: la indignación y la rabia. La rabia porque cada día el mundo es más asqueroso. Y de este asco surge mi indignación. Ni amores imposibles, ni la milagrosa aparición de etéreas musas, ni espasmos en los intestinos… ¡Puaggghhhh! Estamos envenenados de realidad, una realidad injusta y plutócrata que nos oprime, nos ahoga, nos asfixia. Soy un adicto a la lectura y se que la inmensa mayoría de los libros son una mentira que justifica el dominio ideológico de las élites sociales. No soy una voz individual dentro de esta dictadura capitalista. Soy parte de los olvidados, de los explotados, de los marginados, que no tenemos voz. Nos pudrimos como nubes en un mundo de relaciones inhumanas, en una realidad antiestética.

Pero volvamos a los poemas, que son el pretexto para el evento de esta noche. Son breves, algunos inclusos de una sola línea, así que por ejemplo no podría participar en esa feria de vanidades (concurso de poesía) que propone Francis, con poemas de entre 15 y 30 versos. Con esta pasmosa brevedad quiero transmitir la fuerza, la espontaneidad de las canciones punk que escucho o de los textos de mis poetas favoritos: los de la Antología Palatina y Catulo. Mis versos son una suerte de minimalismo y parquedad expresiva, una perversión del silencio que pretende sugerir más que nada.

Hago cosas porque soy un narcisista incurable que disfruta de su propia imaginación, de ahí mi copiosa producción artística, por llamarla de alguna manera. No publico porque soy muy egoísta y no me gusta que vulgares soplapollas me enjuicien o me pongan valor, como si yo fuese una manzana. Sólo podéis disfrutar (o sufrir) mis poemas cuando soy más humano, y esta noche me gustaría que leyerais advirtiendo los signos de puntuación, las pausas, la entonación, los énfasis etc Y como veo que os estáis quedando un poco dormidos, me gustaría terminar añadiendo lo más importante, que estas humildes palabras forman parte hoy de todos nosotros, porque a pesar de todo sois mis amigos, y lo más bonito que hay en estos horribles paisajes postmodernos son los amigos.

Y vuestra amistad es mi más preciado tesoro.

25 abril 2002

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

No hay caminos, son peces las estrellas,
perdidos en océanos infinitos.

 

 

POEMA INÉDITO DE SAFO
(Manuscrito encontrado en el mar)

Te has olvidado de mí, ah Faón,
y aquí, en la roca de Léucade,
mientras derramo mis lágrimas
en el mar e inundo el viento
con mi perfume, pienso en cosas
bellas que en otro tiempo amaba.

Pero ahora mi amor está muerto,
y mi cuerpo vencido, mi alma,
camina en silencio hacia el Leteo,
y el terrible Hades ha robado
mi belleza y mi juventud,
y yo quiero morirme, amor.

Palabras que decir no pude,
de nada sirven, ni mis besos,
y aquí, en la roca de Léucade,
mientras con mi lira te canto
el último poema, en cosas
bellas que en otro tiempo amaba
pienso.

Y te has olvidado de mí, Eros,
y yo te canto Faón, te canto:
¿Quizás placer no te procuro?
¿Quizás no amas mi nombre infausto?
¿Quizás ya nada puedo darte?
¿O es que amas a alguien que no soy
yo?

(3 noviembre 2000)

POEMA Nº 1

Ilusión por nada.

(1 enero 2002)

CIUDADES

Enamorarse es morir de tristeza
en ciudades en las que no amanece.

No son lugares para soñadores
las calles donde se vende caballo:
en sus aceras se muere el amor.

Y los amantes se hunden en la pena,
porque el viento de la desesperanza
absorbe sus sueños, no correspondidos.

Enamorarse es morir de tristeza
en ciudades en las que no amanece.

(7 noviembre 2002)

NIÑOS GITANOS

Los niños sin infancia
sospechan que son mentira los sueños.

Por entre los cementerios os busco,
donde niños comen de la basura
y juegan a la muerte con el diablo,
nichos ardientes de gitanos párvulos,
que intrépidos quieren salir del cieno,
no quieren morir en nuestra memoria,
tristes y abandonados,
en nuestra helada sangre
de preguntas y respuestas distantes.

Los niños sin infancia
sospechan que son mentira los sueños.

(15 marzo 2000)

ENFERMIZO

Sin droga, sin amor, sin esperanza,
sin sustento para mis borracheras,
perdido entre monstruosos semblantes
que cruzan por mi lado sin mirarme.

Se dirigen hacia ninguna parte,
hacia horribles páginas en blanco
de sus vidas. Ellos nunca me observan
porque estoy visiblemente muerto:

ojos ensangrentados, enfermizo,
sucumbiendo en páramos de tristeza,
sin un corazón al que aferrarme,
sin unos labios que me den cobijo,

sin sustento para mis borracheras.

(21 febrero 2001)

PISCIS

Inútil como los poemas que escribo,
el desamor se marchita en mis labios
y sólo puedo vomitar tu nombre
en noches de pastillas y alcohol, cuando
me arrastro con las venas abiertas
por los bares de Granada, buscando
tus piernas o el culo de otra mujer.

Siempre me enamoro de chicas tristes:
qué habrá sido de todas esas putas
a las que he escrito poemas de amor.

(23 marzo 2002)

EPIGRAMA

Bueno, querido ex amor, no lo llevo tan mal,
aunque en mi insomnio te confunda con la almohada
e intente follarme a todas las que te parecen.

(24 octubre 2000)

FLOR DE CEREZO

Como flor de cerezo, la esperanza
florece en mis labios cuando me besas.

(2 septiembre 2002)

PASTILLAS

Puedo ofrecerte pastillas azules,
para que sueñes con mi sonrisa
cuando te sientas sola y las espinas
de la tristeza sajen tu mirada,
dejando racimos de adormideras
en tus párpados. En las callejuelas
donde te amé padezco tu ausencia,
pero puedo emborracharme de olvido
y vomitar mi amor sobre el asfalto.
Puedo ofrecerte pastillas azules
tan sólo con besarte.

(16 junio 2002)

PALABRAS DE UN VENDEDOR DE FLORES

Pasan deprisa, como suspiros por los saturados páramos de la Avenida de la Constitución. No se detienen a comprar unas flores -rosas, margaritas, orquídeas- para sus amantes, porque no aman. Son mentira, sus “te quiero” sólo buscan un cuerpo con el que acostarse, unos labios a los que besar sin amor cada noche, un sexo para estacionar en monógamas rutinas. Quiero que las personas se enamoren porque tengo hambre. Sería hermoso contemplar desde el cielo una feliz ciudad de felices enamorados, sonrientes, luminosos. Sería bonito. A mí no me importa no enamorarme, envejecer solo, sin caricias ni aniversarios. Sólo quiero vender putas flores, canjearlas por billetes y monedas, comprar cosas : un coche, una casa, una mujer.

Quiero una ciudad de enamorados, con los paisajes pintados de flores y brillantes estrellas. Quiero una ciudad de enamorados, con parejas besándose en los parques, con amantes tomando batidos en las cafeterías, siempre entre rosas. Quiero una ciudad de enamorados, donde el inesperado amor haga que los transeúntes se rasquen los bolsillos.

(29 diciembre 2001)

MURGA

Suenan timbales bajo las estrellas:
silban canciones y susurran versos,
aguardando las tétricas monedas
de los anónimos transeúntes.

Bajo la luna se oyen las guitarras,
Hacen el amor, fuman hierba, bailan
igual que mariposas sobre acordes
de músicos desencantados.

Algunos roban flores, se emborrachan.

Suenan gritos y palmas en la noche:
la murga huye, ruidos a otra parte,
porque dormir no pueden los vecinos,
madrugan para sus trabajos.

No les gusta a los tristes la parranda.

(15 diciembre 2001)

PRIMAVERA

Siempre es primavera si me enamoro,
si en mi corazón se agita la dosis
de esperanza que busco entre tus piernas,
cuando se consume la madrugada
y los camiones de basura surcan
la ciudad recogiendo los despojos.
Siempre es primavera si me enamoro.

(30 marzo 2002)

ÍNTIMO

En la madrugada nos contamos
amor al oído,
acariciamos nuestras manos desnudas,
nos besamos como arcángeles
a la luz
de una bombilla polvorienta,
sol de nuestras noches.

Y siempre de madrugada,
mientras nos amamos,
nos acariciamos y nos besamos
como arcángeles
a la luz
de la bombilla polvorienta,
sol de nuestras noches,
nos alegramos de saber
que nosotros,
imágenes de un sueño,
seremos siempre infinitos.

(27 febrero 2000)

LA ESTATUA DE APOLO

Apolo está siempre en un pasillo abandonado:
el mismo lugar, el mismo sueño de hace siglos.

No es más que un Dios muerto, un torso de bronce desnudo,
pero al postrarme a su lado siento su tristeza,

y se que Apolo, ese Dios muerto, esa estatua muerta,
me observa con nostalgia mientras llora en silencio
por la belleza y por la juventud perdidas.

Apolo está siempre en un pasillo abandonado:
el mismo lugar, la misma muerte de hace siglos.

(23 octubre 2000)

CABALLOS Y AMAPOLAS

No importa que tus besos sean de arena,
si en mi boca florecen esperanzas,
si naufrago en el mar de tus caricias,
como una nube, muriendo contigo,
en una horrible ciudad de pájaros,
donde duermen caballos y amapolas,
y los perros le ladran a la luna,
aguardando un pálido amanecer
en el que transmuten todas las cosas,
incluso esta estúpida historia
de amor.

(11 junio 2002)

BESOS AL AIRE

Dormidos, sobre caricias, soñando
que la realidad es una manzana
prohibida que mordemos despacio
para alimentar nuestros corazones,
nuestra esperanza de sentirnos libres.

(3 diciembre 2002)

LAS CARICIAS QUE NUNCA SUPE DARTE

No puedo dormirme entre tu sonrisa
ni deshojar el hielo de tus labios
porque todavía no es primavera
en tu corazón. El invierno pasa
por tu felicidad, con sus manzanas
azules, despojando de esperanzas
tu espíritu: pero yo estoy contigo,
en este desierto de eternidad,
donde florece la tristeza, donde
las cautivas estrellas son tu nombre.

(11 febrero 2002)

NOCHE ESTRELLADA

Podemos endulzarnos las narices
con algunas papelas de perica,

peregrinar de bar en bar, borrachos
de besos y caricias, cantar rumbas,

bailar, sonreír, llorar, imaginar,
dormirnos debajo de las estrellas,

follar hasta que amanezca, envueltos
a la trémula quietud de un orgasmo.

Cualquier cosa mejor que estar en casa.

(25 febrero 2002)

MÚSICO AMBULANTE

Una vida sin sueños no se merece nada:
por eso la trompeta enredada a sus labios
grita piezas de Berlioz e infecta aire sucio
de la aburrida ciudad con hadas, mariposas.

Adultos
transitan a su lado y no ven magia, sólo
andrajos y monedas, un perro y un mendigo.

Pero el Satchmo gitano no concibe apariencias:
continua disparando notas e ilusiones
contra pesadas mentes que ignoran que el sueño
corrompe el corazón lógico de lo real.

Los niños
transitan a su lado y no ven nada, sólo
nenúfares y cuentos, unicornios, princesas.

(4 junio 2001)

NUBES

El amor transita como una nube
por entre cloacas, calles, aceras.

Como noviembres, como suspiros,
las nubes infectan la ciudad:
el monstruoso Eros nos embauca.

Como idiotas, como ignorantes,
nos hemos dejado engañar por nubes,
obviando que son aire, viento, nada.

El amor es la nube que provoca
las putas tormentas del corazón.

(26 mayo 2001)

INCOMUNICADO

No me escuchan: son sordos.
No me observan: son ciegos.
No me hablan: son mudos.

Soy nada, ni siquiera
el eco de otras vidas.

(17 febrero 2002)

EL HOMBRE DE LOS CARAMELOS

Está en todas partes: en las esquinas,
haciendo transacciones marginales.

En las calles, buscando pesadumbres
para endulzarlas con sus caramelos.

En las aceras, con su nieve y flores,
aguardando silenciosas víctimas,

con su muerte, porque la esperanza
es un subterfugio para morirse.

Vende sueños, mata. Está en todas partes,
el hombre de los caramelos es
omnipresente.

(5 diciembre 2001)

PASOS

Recorrer las calles desesperado,
buscando el amor, el sexo, la vida,
naufragando borracho en cada luna,

en el perfume de flores podridas,
el silencio de la noche, varado
en la piel de cualquier puta desnuda.

(17 septiembre 2000)

JOAQUINA EGUARAS

Sin nadie. Con hambre, con sed, con sueño,
aparcando coches hasta morirnos,
sucios de desesperanza, delgados
como mariposas de alas rotas.
Jugamos con jeringas y papelas
de ponzoña que da vida y nos mata.
Es demasiado fácil, de no ser
por la carencia de dinero, el mono
y las palizas. Mas no estamos muertos.
Podríamos salir de esta miseria,
pero sólo queremos: diversión.

(6 noviembre 2002)

MOLINO NUEVO

Él no conoce las victorias.
Su crepúsculo es un camino
de fracaso en fracaso. Corre
como una rata en las afueras,
buscando su roca, su aliento.
Y nadie le hace ningún caso:
cierran las ventanas y puertas,
esconden a sus niños, llaman
por cable a la comisaría,
no sacan la basura ni hablan
con sus parejas mientras hacen
el amor.

Las pulcras personas felices
tiemblan de miedo ante el caballo.
Pero el zenati no es valiente,
sufre la ignorancia y el olvido,
el desengaño, la abstinencia.
Él no conoce las victorias.
y nadie le hace ningún caso.
Su camino: hacia Almanjayar.
Se arrastra por horribles calles
mientras va quemando su vida
en una cuchara.

(19 junio 2001)

PODREDUMBRE

Huyo de los placeres de la carne
porque la carne está podrida, pero
al final siempre acabo revolcándome
en la putrefacción.

(5 octubre 2001)

EXHIBICIONISTA

Tengo prohibido airear mis genitales
ante miradas traviesas de niños.

Las prohibiciones son para violarlas.

(12 febrero 2003)

MUCHACHO DE OJOS TRISTES

En mis ojos anida la tristeza
de no escucharte. Me duele el silencio
de tus caricias, cuando estás conmigo,
en atardeceres anaranjados,
mecidos del aire y las nubes, mientras
arranco las flores del desencanto
de tu boca. Amanece en nuestra alma
y los pájaros vuelan de regreso
hacia el mar donde nunca me esperas.
En mi corazón anida la tristeza
de no amarte.

(21 junio 2002)

EVA

Muero en alguna de tus caricias,
muero en tu boca, enredado a tus besos,
como el humo del opio que en tus labios
dibuja constelaciones de estrellas.
Muero en tu cuerpo, amándote hasta el odio,
arrastrando palabras por tu ombligo.
Pero no muero de amor. Hay más noches
para encadenarme de la tristeza.
Nuestro fuego permanece encendido,
pero ahora nosotros estamos muertos.

(1 julio 2002)

LA PAZ

Y en la Barriada de La Paz los sucios árboles
guardan espaldas de comerciantes de suburbio,
vigías, silbando y bebiendo vino de cartón.

Y por la Barriada de La Paz pasean enjambres
de adultos de largas barbas y agujereados
brazos y heroinómanas que duermen entre perros
salvajes, las cuales nunca se cambian de bragas.

Algunas noches camino entre estos energúmenos,
pero nadie me vislumbra, porque soy como ellos:
un alma en pena que se arrastra ante personas
intransigentes, mendigando dosis de olvido.

Compro. Pago. Salgo del triste lugar buscando
callejones sin salida donde ingerir sueños
por vía intravenosa o nasal, para matarme
lentamente.

(9 enero 2002)

EN LA PLACETA DEL DANI

Es que Granada me pone enfermo:
sus calles, sus gentes, los edificios
en donde se asesinan mariposas,
en donde se mendigan ilusiones,
drogados de desamor nuestros párpados.

Es que Granada me pone enfermo:
es un zarpazo la ciudad, caminos
que no conducen a ninguna parte,
ciénagas de asfalto que contaminan
los sueños de quienes buscan su sitio.

En las calles la tristeza es un hábito:
he perdido la esperanza y este no
es mi cielo.

(26 diciembre 2002)

LIMBO

El purgatorio es como un centro de desintoxicación,
donde malolientes yonkis, adictos al dulce
pecado, se limpian las venas, el corazón,
la psyque. Pero es inútil,
porque nunca encuentran los caminos
que conducen al paraíso y acaban consumiéndose
entre las tenebrosas llamas
del infierno.

(31 agosto 2001)

ILUSIONISTA

Por una moneda dobla cucharas,
te hipnotiza o bien hace que una cabra
equilibrista baile ballenatos
sobre una soga, al ritmo de acordeones.
Juegos con manos o con naipes para
suscitar imágenes ilusorias
en las cabezas de hombres y mujeres
trajeados que tan sólo alaban y creen
en el todopoderoso dinero.

Nunca resucitará a los muertos,
ni arrancará marginales tristezas
de los corazones. De su chistera
brotarán sonrisas, palomas, flores,
relojes rotos.

Algunos sólo ven, otros observan
mágicos paisajes, livianos mundos,
de colores, de sueños y esperanzas.
Muchas cosas no son lo que parecen.
El ilusionista te muestra el alma
de la realidad. Quizás sea un truco:
dentro siempre hay luminosas estrellas.

(16 febrero 2002)

ELEFANTES

Son seres sin alma buscando
quimeras por las atestadas
calles. No pueden resistirlo:
el aire bufa entre sus huesos
de dichosos cristianos. Dicen
que ese aire es viento de olvido
que oscurece los corazones:
mas nunca acuchilla recuerdos.
Sin alma. Algunos sobreviven
con la convicción de cambiar
sus desdichadas vidas, como
si de unas bragas se tratase.
Otros con el amor fantasean.
Los más listos hacen dinero
pisoteando a los más idiotas,
que tan sólo albergan rencores.
Son seres sin alma muriendo:
elefantes que nunca olvidan.

(18 diciembre 2001)

MIMO

Es gracioso porque tiene hambre:
sobrevive de la inocencia
de estúpidos peatones que hayan
sueños en los gestos de un mimo,
de un hazmerreír callejero
que se marchita en las aceras
de la ciudad. El mimo juega
y recoge con un sombrero
los bostezos y las monedas
de transeúntes que nunca saben
en donde acaba su alegría,
donde comienza su tristeza.
Es gracioso porque tiene hambre:
las sonrisas son los paisajes
de los pobres.

(2 enero 2003)

MAREA DE MEDUSAS

Se dejan arrastrar por lentas mareas:
nadan despacio hacia los bañistas
con la intención de ofrecer picaduras.
Pero el viento las empuja hacia el mar,
donde palidecen de aburrimiento.
Se dejan arrastrar por lentas mareas
y corrientes las medusas que asolan
las playas, cobrándose torpes víctimas
que hacen caso omiso a las advertencias.
Esta situación tornará en uno
o dos días a la normalidad:
cuando se transformen en ociosas
nubes las medusas.

(27 septiembre 2002)

YO

Yo amo a las personas. Soy incapaz
de hacerles daño, aunque muchas veces
deseo que mueran, porque me dan asco
y siento que no les importo nada,
que ellos sueñan con que yo esté muerto
y sólo sea un nombre y una fecha
en algún nicho. Sí, amo a las personas,
a pesar de que ellas siempre me olvidan.
Yo debo ser un monstruo horrible
al que nadie escucha ni hace caso.

Sigo siendo yo.

(11 mayo 2002)

PLAZA NUEVA

No puedo pedirte que mueras conmigo,
porque sin ti el mundo sería más triste.

Aunque tengo miedo de quedarme solo,
sin tus pupilas en mi lecho de olvido,
sin tus besos, tus palabras, con tu ausencia,
como un niño al que arrancaron la sonrisa.

Desapareceré como una flor entre
las delicadas espinas de tus brazos.

No quiero perderte como perdí tantas
cosas: el mar, la inocencia, la esperanza;
mas no puedo despojar de ti al cielo,
porque eres la magia, el amor, la belleza.

Aunque tengo miedo de quedarme solo,
no puedo pedirte que mueras conmigo.

(6 agosto 2001)

CENICIENTA

Mientras todos duermen te busco, por calles y descampados, imitando imágenes de aquel verano en que nos encontramos: tu, postergada, envuelta en sedas, sobre carruajes de fantasía que son una calabaza: yo a lomos de mi tristeza. Pero te has desvanecido entre mares de piernas, faldas, coños y bocas que han jugado conmigo. A mi alma la apuñalan los recuerdos, las heridas sangran y nunca terminan de cerrarse. Toda tu luz se transforma en oscuridad. He caminado de madrugada por la ciudad, buscándote. Probando tu zapato de cristal a todos mis demonios.

(25 diciembre 2001)

VIAJE

Y siempre me faltas
cuando te busco.
Luego me confiesas
cuánto me quieres,
lo que me deseas
sobre tus rodillas,
y esperas
pasar la noche conmigo,
que cuando despiertes
te escriba un poema
de amor
y deje un puñado
de besos
sobre tu cintura,
tu flor de madrugada.

(31 mayo 2000)

CARRETERA DE JAÉN

Era una calle tan oscura como tus labios:
nívea estampa del infierno, con tristes sombras,
habitada por paranoicos que se mueren
bajo los ojos traicioneros y homicidas
de la luna. Una vez tu boca fue el camino
para escapar de todas estas fotografías,
de todos estos putrefactos viles paraísos
donde viven putas, mendigos y otras bestias.
Pero no hay salida del infierno.
Era una calle tan helada como tus labios.

(23 mayo 2001)

EPIGRAMA

Ahora ya nada de tu vida me importa:
ni tus labios, ni tus grandes ojos negros,
ni tu vientre desnudo, ni tus caderas,
ni los recuerdos de tu amor que he perdido
por el curioso placer de masturbarme.

(24 octubre 2000)

EL LETEO

Como sumergido en las aguas muertas del Leteo,
en un triste bar,
respiro de la amarga botella del fracaso,
de la desesperanza,
porque el alcohol es olvido.

(26 marzo 2001)

EMBORRÁCHATE

Nada en el cielo, en las calles los niños se mueren
de hambre o tristeza, mientras madres ofertan
sus sexos y padres juegan a hacer el imbécil.
Sólo ruinas. Sólo pelícanos desgajando
sus entrañas para alimentar a sus estirpes:
los asesinos que se asesinan a si mismos.

Emborráchate para huir de tanta miseria.

(22 octubre 2001)

EN EL BARRIO DE LAS PUTAS

Ella es una prostituta que vende su carne
a pervertidos, para pillar chutes
y papelas de heroína.
Se enamora por dinero,
cambia de falo como quien respira,
sobrevive enganchada a la más triste miseria.
No es un cuento de hadas: ella busca,
entre relaciones comerciales, al príncipe
que la despierte, con billetes,
de su pesadilla.

(25 noviembre 2001)

BORRACHO

Una patada al aire, esputos contra el cielo.
Él puede alzar los puños, blasfemar dando gritos,
amenazando con dar una paliza a Dios,
o en su defecto,
a los pilotos de aeroplano.

Una patada al aire, vomitar en esquinas.
Alcohólicos hedores manchando el traje último,
tropezar con transeúntes, robar alguna bolsa,
ir a otro bar
para seguir emborrachándose.

La vida de un borracho, como la de un feriante.
Siempre de un lugar a otro.

(27 diciembre 2001)

ANACREÓNTICA

Porque nuestra vida es liviana,
amamos, brindamos, bebemos
vino al despuntar la alborada,
nos besamos con labios ebrios.

Porque la ilusión se marchita:
Disfrutemos del puto amor,
De amistad, drogas, del mañana.
Ya embriagados caminaremos
Deshojando las esperanzas.

(20 enero 2002)

SPIT

He caído entre tus brazos,
como peces sobre redes
marítimas. En la arena
he vomitado tus besos,
varado en el insomnio.
Enganchado a tus labios,
se marchita mi existencia:
tu me ofreces la muerte.

(26 noviembre 2001)

MAB

Cuando anochece me busco en tus párpados
para saber que existo. Mientras duermes
te observo, intento averiguar de dónde
has venido, si eres hada o princesa
de los mares. Acaricio tus labios
y sueño que te quedas para siempre
conmigo, en esta infinita tristeza.
Mas eres etérea, como la noche.
Se muere la luna. Cuando amanece,
ella regresa a su bosque encantado
y yo a mi miseria.

(21 noviembre 2001)

LOTÓFAGOS

Varados, igual que peces, en lúgubres
tabernas donde no florece amor.
Se mueren de estrellas o soledad,
entre nardos, botellas, nebulosas,
y se tatúan nombres de rameras
sobre los párpados o sobre el alma.
Mientras, se embriagan de ese triste beso
que el alcohol guarda a los enamorados:
se emborrachan de líquidas tristezas,
como lotófagos que se alimentan
de flores de loto para el olvido.

(26 octubre 2001)

POLITOXICOMANÍA

Tus ojos son preciosos cuando estás
drogada: eso susurran las estrellas.
Y como mariposas de alas rotas,
sé que no mienten, me engañan tus labios.
Anclado a la duda, puedo engancharme
a pastillas y a polvos prohibidos
o destrozar mi vida amándote,
porque al final soñar con imposibles,
es una forma hermosa de morir.

(29 septiembre 2002)

LIBÉLULAS

Drogados, asidos del aire, como
libélulas: deshojamos pastillas.
Nuestros labios diseccionan las dudas,
lubrifican las bocas el deseo
Y los pétalos parecen estrellas
que se derraman sobre nuestros párpados.
Pero para ti todo esto es un juego:
Quiero caer, poder enamorarme
de tu corazón cuando estás drogada
o bendecir con veneno mi vida,
amando lo prohibido.

(2 septiembre 2002)

LUCIÉRNAGAS

Ingiero pastillas para viajar sin rumbo fijo
a través de las estrellas.

(29 octubre 2001)

ARCO IRIS

Algunos días de lluvia observo el arco
iris, ese hervidero de colores
que apuñalan de un lado a otro el cielo,
y pienso que quizás no se merecen
tanto tus besos, que hay cosas más
hermosas que un poema.

(4 abril 2002)

NEVANDO ROSAS

Tan hermoso como follar contigo,
en noches donde tus bragas son néctar
y tus labios, pétalos de esperanza,
lugares en donde soñar despierto
mientras la nieve de la realidad
va ensombreciendo nuestros corazones.

En la calle siguen nevando rosas.

(25 diciembre 2002)

CABALLO

Este sueño es cada vez más triste:
se ajan los párpados y se marchita
el corazón, como una vulgar rosa.
Pero no importa la tristeza, porque
aún queda veneno bajo las luces
artificiales de Granada.
Este sueño es cada vez más triste.
Mi esperanza: gitanos en las calles
con caballo.

(5 noviembre 2002)

NINGÚN LUGAR

Nunca he conseguido adaptarme
a esta nauseabunda ciudad.
Vine aquí para escapar de otro
lugar, huyendo de mi mismo.

Ya antes lo había intentado,
pero me resulta imposible.

Siempre he ido de un lugar a otro,
como viento, arco iris, nube,
pero nunca me he encontrado:
mi vida ha sido un camino
hacia otra parte, otro lugar.

Todavía me busco en sitios
en los que no estoy, pero nunca
he conseguido descubrirme.

De un lugar a otro, así ha sido
siempre. Albergo la certidumbre
de arrastrar este puto hábito,
cada hora y cada segundo,
hasta el día en que me muera.

Nunca he conseguido adaptarme
a esta nauseabunda ciudad.
Vine aquí para escapar de otro
lugar, huyendo de mi mismo.

(16 junio 2001)

AVENIDA DE DILAR

Quizás no haya nada tan hermoso
como pasear drogado por Granada,
Tropezando con las farolas, ciego
perdido. Caminar por el silencio,
como estas leves nubes, por las calles
donde busco ruinas y me arrastro,
mientras sueño que nunca he nacido.

(2 junio 2001)

POEMA INCONCLUSO

Y la vida es sólo un lento suicidio.

(9 diciembre 2001)

ESPERANZA

Pero nunca he perdido la esperanza
de alejarme con vida de la ciénaga
donde hieren las estrellas y la luna,
aunque borracho de tristeza a veces,
he despertado en ciudades de alambre,
donde son lápidas los edificios:
los paisajes, vertederos de sueños.

(31 marzo 2003)

Deja un comentario