Librerías

    Las librerías que más estimulan mi pasión por la lectura son las librerías pequeñas, minúsculas, de barrio, coordinadas por decrépitos dependientes miopes, desprovistas de insultantes medidas de seguridad, como ese policial detector de libros a la salida de las grandes superficies, porque robar en ellas es extremadamente fácil. Choricear libros es un placer Read More …