Pulir

cubierta
Pulir, Nacho García
Rústica con solapas. 24 x 16,5 cm. 208 págs. Color. 22 €
Fulgencio Pimentel

No se parece a ningún otro libro el Pulir de Nacho García, editado como un super-campeón por Fulgencio Pimentel. Donde casi todo es narcicismo-onanismo de Bellas Artes, o degradación biográfica y endogamia, o contar historias que se pueden leer en la Wikipedia o rollito sangriento-siniestro, aparece Nacho García con un libro que es como un universo nuevo. Un universo paralelo del chiste, donde todo es risa, poesía, matemáticas y amor.

Es poesía por su forma de expresar, interpretar y retratar ese imaginario tan particular que refleja en sus páginas, repletas de escorzos, iconos infantiles subvertidos o la actualidad más absurda. Las metáforas de Nacho García juegan al parchís con la realidad y los significados, sus alegorías son como los policías municipales de la arbitrariedad, sus gradaciones responden a métricas extrañas pero efectivas y sus paralelismos son como lanzas hechas con rotulador que se hunden en nuestro pecho y nos hacen cosquillas en lo que sea que tengamos ahí.
Son matemáticas porque sus dibujos son coherentes y el universo en apariencia deforme que nos muestra es un sitio muy ordenado, simplificado hasta la esencia y donde las interacciones entre personajes siempre responden a la fórmula de la suma de uno más uno es igual a sorpresaNacho García siempre tiende a lo básico, a la esencia, a pulir, logrando con esa aparente sencillez que los signos, los símbolos, los iconos y los emoticonos encajen y te preguntes qué diablos te vas a encontrar en la siguiente página.
Son amor porque le dan un sentido al caos, porque siempre apelan a la belleza o al humor y al simpático disparate como argumento para explicar el mundo. Con amor y empatía desnuda lo cotidiano y lo deja en unas bragas con un logo bordado que dice absurdo. Sus personajes se aman tanto que a veces se odian y son tan sensibles y humanos que otras veces se hacen llorar. Porque las cosas o son auténticas o son mariconadas y entre ambos mundos se mueven los dibujos de Nacho García,  a lomos de un patinete con muletas.
Al mezclar esa poesía, esas matemáticas y ese amor, suena un clinch-clinch-clinch como de máquina tragaperras y obtenemos risas. Diálogos y personajes imposibles. Super MariosGarfields y Asterixs descontextualizados, periquitos con demasiada responsabilidad que no pueden sacarse ese marrón de encima, Jose Ramones de la vida.
Cuando uno escribe sobre algo de lo que es fan, es difícil ser objetivo. No quiero venderos la moto de que este libro es “el mejor tebeo del año”, “el libro del siglo”, “lo mejor que he leído”. Ahora se apela mucho a la grandeza de lo inmediato y la novedad, pero se olvida y se vende en un Cash Converters a los cinco minutos. Si tuviera que convencerte para comprar este libro, te diría que te va a hacer feliz. Que te va a hacer disfrutar. Que te va a hacer reír. Que lo vas a releer muchas veces. Que es diferente. Cuando lo veas en tu estantería le mandarás guiños y besitos. Le pondrás un corazón con boli bic y dentro NG + tus iniciales.
Porque te vas a enamorar de Pulir.

Deja un comentario