Risa y Caos

Me gustaría no equivocarme nunca, hacer las cosas de una forma más ordenada y más práctica, no sembrar tantas enemistades ni ser tan torpe socialmente, llegar quizás a más gente para poder dibujar más de lo que lo hago; pero no puedo, porque soy un desastre y una persona terrible.

Supongo que de todo ese conflicto con esta puta vida me salen esos chistes. No sé hacer las cosas de otra manera. Actúo por impulsos, me mueve la rabia y me gusta hacerlo todo a mi aire.

Una de las pocas cosas que me da paz es refugiarme en mis cuadernos y esbozar chistes con un lápiz. Pero a pesar de llevar tantos años en esto, sigo sintiendo miedo escénico y me da cierta vergüenza cuando los demás valoran mi trabajo, porque considero que no soy tan bueno como muchos piensan.

Me gustaría a veces encajar en alguna parte. Pero ni sé ni puedo ni quiero hacer las cosas de otra forma.

En unas circunstancias normales, y teniendo en cuenta mi estupidez social, me leerían dos o tres personas y habría dejado de dibujar hace 10 años.

Pero por alguna razón que se me escapa, sigo sacando tebeos y compartiendo mis chistes con mis lectores. Me miro a mi mismo, al caos que soy, y no puedo más que daros las gracias a todos los que compráis mis tebeos, por mantenerme en esa paz efímera que me produce esto de hacer chistes y compartir con todos vosotros mi forma de entender la vida.

Me quedan muy pocas copias de Amor y Policía y me parece un puto milagro. No me cansaré nunca de daros las gracias.

Deja un comentario